15 de dic. de 2011

A por setas...

.
.

Estáis aburridos de oírme decir que me encanta ir al monte de paseo; vale, pues ir a buscar setas me gusta aún más. Tiene sus inconvenientes: madrugar bastante en fin de semana (OMG), pasar frío (aunque vayas bien abrigado), estar fuera de casa alrededor de 12 horas -la ruta setera es peor que la ruta del bacalao ;-), llegar a casa exhausta y...¡ponerte a limpiar y preparar las setas! Con lo cual a las 12 horas non-stop, le puedes sumar otras 2 (en el mejor de los casos) tranquilamente...

Pero tiene un montón de ventajas: 
1.Pararse por el camino a comprar panes preñaus recién hechos.
2. Parar luego a desayunar esos preñaus.
3. Al llegar al monte, y con la excusa de coger fuerzas, desayunar otra vez (tortilla, mejillones, jamón, lo que se tercie y hayas metido ese día en la mochila).
4. Hartarte de ver paisajes bonitos.
5. Perderte en el monte solo con tus ideas y el aire de la mañana.
6. Recuperar a tus acompañantes a golpe de silbido.
7. Hartarte de hacer fotos.
8. Ver animales salvajes (cogiendo setas se me han acercado dos corzos y una liebre).
9. Escuchar la banda sonora del viento y los cencerros del ganado.
10. Hincharte a coger setas.
11. Comer en cualquier sitio después de la faena.
12. Las conversaciones en el coche...

Y por si esto fuera poco, otra ventaja más, es poder venir y contároslo, y hacer que me acompañéis en mis excursiones. Sobre todo que me acompañen mis seres queridos, a los que tengo un poco lejos. Me hace una ilusión bárbara que luego me digan que les gustó ver las fotos y que se sintieron un poco más cerca de mí.

19 comentarios:

  1. Con lo que me gusta a mí el monte y no entiendo nada de setas. Eso sí, suscribo todas las ventajas que has dicho, excepto la nº10, por mi ignorancia en el asunto. Pero bueno, no me importaría pegarme una paliza setera de 12 horas si luego me invitasen a degustarlas, jajaja, qué ricas que están...
    Las fotos te quedaron preciosas, sobre todo la última me ha gustado mucho, dan ganas de acariciar ese musgo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Como veo que coges a pilones ya sabes admito donaciones que soy una estupenda cocinera y degustadora.Anda no seas tan egoísta que te vas a empachar!

    ResponderEliminar
  3. Con lo que cuentas me voy corriendo por setas al monte. Estoy de acuerdo contigo.

    ResponderEliminar
  4. No me aburre nada, me parece un programa muy disfrutable: naturaleza, aire libre, que mas?
    Beso!

    ResponderEliminar
  5. preciosas imágenes !! estos colores me enamoran, un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Eso está hecho, Marisa, cuando quieras!

    ResponderEliminar
  7. que maravilla de fotos!!! Precioso paisaje y lo que me gustan las setas!!!

    ResponderEliminar
  8. qué bonitas fotos, los paisajes otoñales tienen su encanto

    ResponderEliminar
  9. Siempre me ha gustado ir al campo de paseo. Nunca he ido a coger setas, porque en Andalucía no se hace, pero a coger margaritas con mi madre, muchísimas.
    Gracias por compartir con nosotros tu excursión.
    Un saludo.

    http://www.atitelavoyacontar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Muy bonita esa última foto...

    ResponderEliminar
  11. Ahora que lo comentas, tráete unas setas en conserva para tu añorante familia. Nos pegan mucho con el menú navideño; o con cualquier otro, que no somos exquisitos.

    ResponderEliminar
  12. ¿Y sabes diferenciarlas? yo no tengo ni idea! he ido dos veces y casi no he cogido pero algunos amigos a veces han vuelto con el coche lleno de hongos, por favor!!!! que buenos son!!!

    ResponderEliminar
  13. Preciosas fotos Julia y tal como lo describes disfrutas a tope que es lo importante.
    muxus

    ResponderEliminar
  14. me apuntaba encantada a ir contigo! las fotos son lo más, los colores son geniales
    un abrazo! y feliz fin de

    ResponderEliminar
  15. Fotos maravillosas, texto inigualable, como siempre, hoy leímos los dos Amado y yo. Tu 1ª fan.
    Pero se me ocurre una pregunta inocente. Y cuando hay que cambiar el agua al canario? O surgen otros inconvenientes como te apañas, como decimos en Galicia a cag...de campo...

    ResponderEliminar
  16. Efectivamente, comentarista anónimo, los inconvenientes que surjan quedan entre tú y las plantas del monte, nadie más se entera. De todos modos, hay muchos bares y gasolineras por el camino para los que no se concentren en plena naturaleza.

    ResponderEliminar
  17. cuando estaba en Salamanca, fuí más de una vez a por setas, aunque he de decir que yo no las como... que me dan un poco de respeto, ya flipo bastante sin comerme una de esas, jejeje!!!

    ResponderEliminar
  18. Felices fiestas, te envío un fuerte abrazo !!

    ResponderEliminar

Parole, parole, parole...

ShareThis